¿Quién soy?

Partamos de mi infancia y hagamos un recorrido a lo largo de los años hasta donde estoy ahora ...

Yo era una niña feliz, o al menos eso parece en los videos y fotos que tengo de niña. Por aquel entonces estábamos mis padres, mis abuelos maternos y yo viviendo todos juntos. Recuerdo que mi padre trabajaba fuera, navegando, y estaba poco tiempo en casa. Mi madre trabajaba también y me criaron mis bubús, toda mi infancia fue con ellos. Son como unos padres para mí y lo que más quiero.

A mis 5 años nació mi hermana Karina y ...

Mis padres se casaron. Qué bonito fue ese día, llevaba un vestido azul precioso y di las arras en la iglesia. Ese es un bonito recuerdo que tengo retenido.

Un año más tarde todo se torna gris y oscuro ...

Puesto que mis padres deciden divorciarse, decisión de la cual yo me sentía culpable y me sentí así durante muchos años más. Ya podéis imaginaros como puede sentirse que eres la culpable del divorcio de tus padres. Fue un momento que me dolió y a día de hoy me sigue doliendo.

Lo que vino después ...

Como en todos los divorcios imagino fueron peleas interminables y luchas por saber con quién pasaríamos las navidades, los cumpleaños, los domingos, a quien queríamos más… Al seguir mi padre fuera era un poco diferente ya que estábamos dos meses con mi madre y cuando él llegaba nos íbamos con él y así durante años…estabilidad lo que se dice estabilidad no teníamos mucha. Siempre saltando de una casa a otra y siempre con esas frases de ¿a quien quieres más? ¿dónde estás mejor? Si algún padre/madre está leyendo esto por favor no le hagáis eso a vuestrxs hijxs si se da el caso.

Mi madre tuvo dos hijos más, mis hermanos Javi y Alejandra, a los cuales adoro y de los cuales me siento responsable, imagino que es por ser la mayor. Recuerdo que cuando me enteré de que mi madre estaba embarazada por cuarta vez le dije “mamá, para ya, que no eres un conejo” o algo por el estilo, no me lo toméis a mal, era una niña.

Ya en mis años de instituto hubo unos problemas en casa y yo repetí curso, 3 fue, me acuerdo perfectamente. No quería estudiar, me sentía enfadada con el mundo, con mi familia, con todos en general. Sentía que tenía que hacer todo bien y me sentía responsable de mis hermanos. Todo esto mientras mis amigas hacían cosas acordes a la edad que teníamos. En su momento me sentí fuera de lugar, aunque ahora, mirando hacia atrás agradezco haber tenido que madurar y crecer, esos acontecimientos me hicieron ser lo que soy hoy.

Los años de bachiller fueron bonitos, hice amigos nuevos, conocí a mi primer novio de los de verdad. Aprendí mucho en esos años y empecé a pensar que quería y que no. Ya no iba tan de acuerdo con ciertas decisiones de mis padres… Supongo que empezaba a entender un poco como había sido toda mi vida saltando como un títere y no quería seguir con eso.

Luego de eso vinieron los 4 años de carrera ...

Donde empecé con mi segunda pareja larga, casi a la par de empezar la carrera la verdad. En estos años es cuando te viene la gran pregunta ¿Servirá de algo lo que estoy estudiando? ¿Encontraré trabajo de lo mío? Los cursos fueron pasando bien, hice grandes amistades, de las cuales las más especiales siguen conmigo a día de hoy y poco a poco la carrera fue cogiendo sentido y trayectoria.

Mientras tanto tuve muchos momentos buenos en mi relación, estuve muy enamorada e hicimos muchos viajes y anécdotas. Aprendí mucho de esa relación, fueron más de 3 años.

En casa era como estar en una montaña rusa, algunas veces todo estaba bien y otras parecía que caías en picado y nadie estaba ahí para salvarme. Pasé por un par de psicólogos para entender, para superar la culpa que sentía de pensar que yo había sido la culpable de la separación de mis padres, para no sentirme tan afligida, tan bipolar…

Al terminar la carrera terminó la relación con mi por aquel entonces pareja ...

Bueno, esta terminó unos meses antes, pero no quiero entrar en detalles ni explayarme con eso. Lo primero que tenía claro es que quería irme, quería pasar la graduación e irme lejos, lo necesitaba tanto. Y así fue, cogí los billetes para irme a Bélgica donde están mis tíos que son como mis ángeles de la guarda. Mi intención era irme 15 días con ellos, pasar el verano en casa y luego volverme con ellos a Bélgica para seguir formándome haciendo un máster, pero para mi sorpresa al volver de Bélgica tenía mi primera entrevista de trabajo en una asesoría en Sanxenxo en la que me cogieron y ahí cambiaron un poco mis planes.

Estamos ahora mismo en el verano pasado, el del 2018 para situarnos. A partir de ahí todo empezó a ir mal, no en el trabajo, sino en el resto.

Necesitaba independizarme, tener mi propio espacio, volar y hacer mi vida. Me sentía poco realizada, vacía y después de pasar el verano, en noviembre me vine para un piso en Sanxenxo yo sola para poder encontrarme conmigo misma. Y pasó lo que siempre pasa, que cuando una cosa va bien, aparece otra que te trunca todas tus expectativas.

Empecé a perder la relación con mi padre, llegando al punto de cada uno por su lado (no quiero entrar en detalles, está muy reciente y me duele todavía). Este acontecimiento me hizo venirme abajo por completo, me sentía triste, vacía, sola, nada me alegraba o me hacía sentir mejor. A pesar de todos nuestros desacuerdos yo idolatraba a mi padre y ese fue un golpe muy grande. Mi salvadora aquí fue mi madre, que se dio cuenta de en qué punto estaba y me llevo al psicólogo porque tenía depresión y nada hacía que me sintiese mejor.

Recuerdo como si fuese ayer la primera sesión con mi psicóloga, entré y no era capaz de hablar, no podía decir nada del tema porque no tenía las fuerzas y me acuerdo que ella me dijo “¿es algo relacionado con tu padre me dijo tu madre no?” y en ese momento rompí a llorar. Las lágrimas me caían solas y no era capaz ni de parar ni de hablar hasta pasada una media hora larga…Las sesiones con ella me vinieron bien, ella era imparcial y me aportaba su punto de vista. 

A día de hoy ...

ya ha pasado un año de eso, año y medio de dejarlo con mi pareja y terminar la carrera, dejar atrás a amigos…A día de hoy, estoy en un punto raro, no me siento bien conmigo, me invade un sentimiento de soledad, de vacío, de sentir que me falta algo. Me siento poco realizada, estancada. Siento que no aportó nada y como escribir siempre fue mi gran aliado durante todos estos años he decidido a abrir este blog para poder desahogarme, poder contar mi historia, mis miedos, mis penas, mis alegrías, logros o fracaso. Contar también que pienso de la vida, de diferentes temas y en diferentes ámbitos… y quien sabe, si a mí me ayuda, puede que a algunx de vosotxs también lo haga.

No estoy en un punto feliz de mi vida. Creo, sinceramente, que me encuentro en un punto de inflexión, en una etapa de tránsito hacia lo que está por venir y como quiero ser mi mejor versión para ese momento aquí estoy.

Sé con certeza que me esperan cosas buenas y maravillosas, solo necesito estar bien para ir a por ellas. Nada te espera en la puerta de tu casa, si quieres algo levántate y ve a por ello y eso pienso hacer.

Y a vosotrxs sé que os espera lo mismo, todo cosas buenas. Prometo estar aquí si me necesitáis para lo que sea. Si a mi me ayuda, estoy segura de que a vosotrxs también.

¿Os apuntáis a empezar este camino conmigo? O vais a quedaros con el “Que hubiese pasado si…

Ángela.

Mis últimas fotos en Instagram

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor.

Instagram no devolvió un 200.
Instagram no devolvió un 200.