Domingos

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Hola pequeñx lector/a!

Hoy es domingo.

Uno de esos domingos horribles e interminables que todos pasamos alguna vez.

Domingos en los que te levantas triste, sin ganas. Dónde te cuestionas todo.

Personalmente, tengo muchos domingos de esos. Ojalá fuesen menos.

Este fin de semana ha sido largo, triste, pasado por lluvia y lleno de muchas lágrimas. Es cierto que motivos de peso no tengo ninguno, pero no sé, hay veces que todo se me hace muy cuesta arriba y no consigo sentirme bien.

Cuando cree este blog lo hice con la intención de ayudarme a mí, de poder curarme y encontrarme. Sé que ese es un proceso largo, que no voy a sentirme bien de la noche a la mañana. Lo sé.

Quise compartirlo con el mundo para poder aportar algo a alguien, si es que se puede y también para tenerlo para mí. Para verlo siempre que necesite un empujón y para poder desahogarme de corazón.

No sé en qué punto me encuentro, y lo peor es que ya llevo así muchos meses y no veo cómo solucionar ese vacío.

¿Alguna vez te has sentido con ganas de dejarlo todo e irte? ¿De coger las llaves, cerrar la puerta e irte sin mirar atrás? Ultimamente esa idea está muy presente en mi cabeza. Hay algo dentro de mí que me dice que adelante, que puede que eso sea lo que necesite ahora, para encontrarme y para saber qué es lo que quiero, que necesito para sentirme bien y entera.

Lo peor es que aparentemente todo a mi alrededor está bien y fluye sin alteración alguna, pero el problema soy yo. Paso los días sin más, buscando ese empujón, ese destello de luz que me haga ver qué quiero, que me de la idea o las fuerzas para hacerlo.

Un primer paso para mi cambio personal y profesional sé que es el viaje que me espera en diciembre. Llevo tantos años queriendo hacer algo así que solo ansío que llegue el día de subirme a ese avión e irme. Pero por otro lado, tengo miedo, miedo a que cuando regrese me sienta todavía peor aquí. Si ahora no encuentro mi lugar, después de ver todo lo que voy a ver, de compartir durante 3 semanas mi vida con gente que no tiene nada al llegar aquí voy a sentirme perdida. Y espero que ese sea uno de los empujones que necesito para poder avanzar, para emprender mi futuro.

Ojalá fuésemos capaces de ser felices con poco, con las cosas del día a día y no tuviésemos que vivir en un constante consumismo lleno de inseguridades y miedos. Yo no quiero eso para mi y ojalá que tú, si estás leyendo esto, tampoco lo quieras para ti.

Aprender a ser felices con poco, a disfrutar de un atardecer, a dar gracias por poder ver a la gente que amamos día a día, de tener un trabajo, una familia, de poder caminar, correr y oler las flores. Ojalá aprender a no depender del consumismo, a no tener envidia, a no guardar rencor y saber perdonar de corazón.

Este es uno de mis objetivos y voy a conseguirlo.

Espero que tú también logres conseguir el tuyo.

Nos leemos pronto.

Ángela.

 

Reflexiones
admin

11/01/2021

Hola pequeñx lector/a! Para hoy tengo una reflexión… Con el tiempo he aprendido que de cada situación que me ponga la vida he de quitar

Leer Más >>

Deja un comentario